Cinco mil personas burlaron el control del cementerio para poder despedir a Edita Guerrero

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En medio de la congoja de sus familares, amigos, colegas y seguidores, fueron sepultados los restos de Edita Guerrero, fundadora y vocalista del grupo de cumbia sanjuanera Corazón Serrano, en el cementerio Parque del Recuerdo, de la ciudad de Piura,

Una multitud, de alrededor de 5.000 personas, acompañó el cortejo fúnebre de la joven cantante piurana hasta su última morada. Otros esperaron el cortejo fúnebre a la entrada del cementerio.

A su paso no faltaron las flores que arrojaba la gente, incluso desde las ventanas de hogares e instituciones; así como rezos y la interpretación de sus temas más representativos que causaron furor en sus presentaciones.

Sin embargo, el público en su intento por ingresar al cementerio generó un gran caos que por momentos puso en riesgo la integridad física de niños, adultos y ancianos, pese a los esfuerzos de los agentes policiales, bomberos y otras autoridades por controlar la situación.

El sepelio no pudo ser privado, como era el deseo de los familiares, porque las más de las 5.000 personas que se apostaron en el lugar, ingresaron luego de forcejeos y empujones, y otras se quedaron en los exteriores buscando algún ángulo desde donde se puedan subir, incluso, en las copas de los árboles.

Superado a medias el problema, se procedió a los tradicionales actos previos al entierro, como la celebración litúrgica, la despedida de sus padres, esposo, pequeños hijos y parientes, que rodearon la tumba al igual que sus compañeros de Corazón Serrano.

Mientras se colocaba la lápida- al promediar las 16:15 horas- que perenniza el recuerdo de su familia, se resaltó las cualidades personales y profesionales de Edita. Los asistentes vitoreaban su nombre.

Deja un comentario