Las (des)ventajas de los nuevos reyes de España

Texto: Evelyn Coloma/ Fotos: UDEP
Texto: Evelyn Coloma/ Fotos: UDEP

Para Enrique Banús, especialista en integración europea y docente español de Humanidades de la Universidad de Piura (UDEP), si bien el anuncio de la abdicación del monarca español ha sorprendido al mundo, se sabía que el rey Juan Carlos I entregaría el trono a su hijo Felipe antes de su muerte.

“Nadie esperaba que don Juan Carlos llegue al final de sus días siendo Rey. Le pedían que abdique en 2012 y en 2013, pero él ha decidido hacerlo ahora, aunque se lo ha comunicado a los partidos desde marzo. Entonces, ya hay un consenso sobre el procedimiento que sigue. Probablemente, ya se haya redactado la ley orgánica que regula el nuevo nombramiento”, comenta Banús.

Para el profesor español afincado en Perú, el nombramiento de Felipe VI y Letizia como la nueva cabeza de la Corona española no supone grandes cambios en la vida de los españoles, quienes aún viven preocupados por la situación económica del país. Ya que, apunta, el Rey y la Reina no tienen una incidencia directa en la crisis o el desempleo, como el Gobierno o los agentes económicos.

No obstante, Banús anota que la monarquía podría ver una mejora en su reputación con Felipe VI, de 46 años, y Letizia, de 41. De acuerdo a los datos del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) de ese país, la monarquía recibía en 1994 una nota media de 7,5 sobre 10, mientras que en la última encuesta de abril de este año obtuvo un muy bajo 3,72.

“Claramente, aunque se le reconoce su papel, el rey ha tenido desaciertos en los últimos años. El famoso viaje a Botsuana para cazar elefantes y el caso de corrupción que involucra al esposo de la infanta Cristina, tienen un lugar importante en el imaginario colectivo y han afectado mucho la popularidad de la Casa Real”, explica.

De hecho, don Felipe cuenta con un mayor apoyo de los españoles y ha realizado sin grandes trabas sus visitas a otros países como Príncipe de Asturias promocionando la marca España. No obstante, destaca Banús, tiene una imagen más seria, ‘menos borbón’ y suele ser más discreto y reservado que su padre.

Criado para ser Rey, tiene una licenciatura en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid y un máster en Relaciones Internacionales por la Universidad de Georgetown (EE.UU.). “Mi hijo Felipe encarna la estabilidad, seña de identidad de la institución monárquica”, aseguró el rey Juan Carlos en su mensaje por la abdicación.

¿Y Letizia? Banús señala que, aunque no es la favorita del pueblo, no ha cometido grandes errores y aporta positivamente a la nueva imagen de los reyes de España. Sin embargo, “no tiene la talla de su antecesora. En el caso de la reina Sofía, su prestigio está por encima que el de la Casa Real”, anota.

Lo que se viene
Se estima que la ley orgánica que regula el proceso, esté lista en los próximos días para que el heredero de la Corona pueda ser proclamado como Rey ante las Cortes generales.

Como establece el artículo 61.1 de la Constitución española, el próximo rey Felipe VI tendrá que jurar “guardar y hacer guardar la Constitución y las leyes y respetar los derechos de los ciudadanos y de las Comunidades Autónomas”.

Por último, como los próximos reyes no tienen un hijo varón, señala Banús, la infanta Leonor, la hija mayor de Felipe y Letizia, pasará a ser la Princesa de Asturias y futura heredera de la Corona. Si tuvieran un hijo, este sería el nuevo heredero y su hijas quedarían como infantas.

Dr. Enrique Banús, profesor de Humanidades de la UDEP.
Dr. Enrique Banús, profesor de Humanidades de la UDEP.

This article has 5 Comments

Deja un comentario