Secretaría Anticorrupción denuncia colusión en obra de defensas ribereñas

La Secretaría Anticorrupción de Piura halló serios indicios que apuntan a que funcionarios de la Subregión Morropón-Huancabamba se habrían coludido con los representantes del consorcio que ejecuta la obra de Hualapampa en perjuicio del Estado. El informe ha sido presentado en la Procuraduría Especializada en delitos de Corrupción.

De acuerdo al documento, los presuntos autores del delito de colusión agravada serían el gerente de la Subregión Morropón Huancabamba, Álvaro Rómulo López Landi, el ingeniero Pedro Castillo Zavaleta, la representante del consorcio Hualapampa, Rosa Pérez Gutiérrez y Elías Valdiviezo Feria, gerente de la empresa Macrom Contructores que integra el mencionado consorcio.

De acuerdo a la Secretaría Anticorrupción, la gerencia subregional Morropón-Huancabamba fijó condiciones desventajosas para el Estado al asignar exclusivamente a la entidad el riesgo por la erosión de la margen derecha y margen izquierda, conforme se señala en la cláusula undécima del contrato.

Para los especialistas, correspondería al Consorcio Hualapampa asumir dichos riesgos de acuerdo a la Ley de Contrataciones del Estado.

LAS FALLAS

Además, se indica que durante la licitación pública, el Consorcio Hualapampa no formuló observaciones al diseño hidráulico del expediente técnico pese a que presentaba fallas que pudieron ser identificadas; por el contrario, el Consorcio Hualapampa recién el 9 de abril, luego de que se derrumbaran tres muros de contención, informa al subgerente López Landi sobre la falla existente.

El otro punto se refiere a que el supervisor de la obra, Pedro Castillo, fue el proyectista al cual la subregión encargó la reformulación del expediente técnico.

Castillo integró en anteriores proyectos el equipo técnico de la empresa Rodema, que forma parte del Consorcio Hualapampa, por lo que se presumiría que habría actuado favoreciendo a los intereses de la empresa.

Se debe recordar que con una pequeña crecida del río, las defensas ribereñas cedieron por un mal diseño de la estructura. Solo se consideró 50 centímetros de base para una gran estructura.

Fuente: Correo

Deja un comentario